Honrar el cultivo y la cultura/ Por Jesús M. Santos

Reivindicar lo rural implica reivindicar la agricultura; es decir, el cultivo y la cultura, la tierra que alimenta y la manera de entender la vida desde el contacto directo y fértil del ser humano con la naturaleza. Un encuentro que invita, a veces, a la “descansada vida” que glosó Fray Luis y, otras, a la resistencia del hombre frente a un espacio hostil para hacerlo cómplice de su recíproca supervivencia, como resumió Unamuno al afirmar que, “si en todas partes los hombres son hijos de la tierra, en Las Hurdes[1] la tierra es hija de los hombres”. Honrar el cultivo y la cultura Si en todas partes los hombres son hijos [...]