Solo 32 de los 292 municipios de Zaragoza tienen un mercado activo de viviendas en alquiler 

 

La Cátedra sobre Despoblación y Creatividad de la Diputación Provincial de Zaragoza ha presentado un estudio que plantea la necesidad de valerse de internet para impulsar un verdadero mercado de compra y alquiler que llegue a todos los pueblos. El informe propone medidas como ordenar y categorizar la oferta, hacerla accesible de forma on line o crear un inventario de inmuebles vacíos cuya incorporación al mercado sea prioritaria para los ayuntamientos.

La Cátedra sobre Despoblación y Creatividad de la Diputación de Zaragoza ha realizado un estudio sobre el mercado de la vivienda en el medio rural zaragozano. El informe, realizado por  el Grupo de Análisis del Mercado Inmobiliario, pone de manifiesto que solo 32 de los 292 municipios la provincia de Zaragoza tienen un mercado activo de viviendas en alquiler. En las demás localidades zaragozanas ese mercado es mínimo o inexistente, pero, además, el estudio muestra un escenario marcado por la antigüedad del parque de viviendas, por una gran proporción de viviendas vacías y por la falta de adecuación del tamaño de las viviendas a las necesidades familiares.

Ante este escenario, los autores del informe plantean la necesidad de valerse de internet para impulsar un verdadero mercado de compra y alquiler que llegue a todos los pueblos de la provincia. Para hacerlo posible, el estudio propone medidas como categorizar y ordenar la oferta existente; hacerla accesible de forma on line; difundir esa herramienta entre los posibles compradores y vendedores;  crear un inventario con los inmuebles cuya incorporación al mercado sea prioritaria para los ayuntamientos; o difundir las ventajas de tener un inmueble alquilado tanto entre los propietarios de viviendas vacías como entre aquellas personas que potencialmente pueden adquirir esas propiedades por herencia o por donación.

“Hemos encargado este estudio porque se da la paradoja de que, aunque nuestro medio rural lleva décadas despoblándose, muchas veces los esfuerzos para atraer nuevos vecinos a los pueblos encuentran el problema de la falta de vivienda”, ha destacado en la presentación del informe el director de la Cátedra sobre Despoblación y Creatividad, Luis Antonio Sáez, quien además ha subrayado que una de las principales funciones de esta entidad impulsada por la Diputación de Zaragoza es “profundizar en aquellos temas sobre los que ha habido poca investigación con el objetivo de favorecer un debate más riguroso y mejor formado”.

En este sentido, Sáez ha recordado que la cátedra presentó en 2018 un primer estudio sobre la eficacia de los incentivos fiscales como herramienta para atraer población a un territorio y ha adelantado que en las próximas semanas hará público otro informe sobre innovación social en el medio rural.

El estudio sobre la vivienda en la provincia de Zaragoza ha sido realizado por los profesores de la Universidad de Zaragoza Bienvenido Subero y Luis Fabra, miembros del Grupo de Análisis sobre el Mercado Inmobiliario, una entidad con más de 15 años de experiencia formada por profesionales especializados en el análisis de diversos campos vinculados con el mercado inmobiliario e hipotecario.

La fotografía de las viviendas

Las comarcas zaragozanas siguen sufriendo pérdidas importantes de población con algunas excepciones. Pero es que, además, la población de entre 25 y 54 años –la más proclive a comprar o alquilar una vivienda– también disminuye en toda la provincia con independencia del tamaño de los municipios.

El alquiler de viviendas se concentra en solo 32 municipios. En las otras 260 localidades zaragozanas es mínimo o inexistente.

Este es un débil patrón que indica que cuanto mayor el es crecimiento de la población más viviendas se alquilan.

Según el precio de los alquileres, los municipios con mercado de arrendamiento se pueden dividir en tres grupos: baratos, con más del 60% de los alquileres por debajo de los 300 euros mensuales (Borja, Cariñena, Caspe…), caros, con más del 10% por encima de los 600 euros; o intermedios (Cuarte y María de Huerva); y el resto, en el que al menos el 60% están entre los 300 y los 450 euros.

En cuanto a la compra de vivienda, en 2017 en toda la provincia de Zaragoza solo hubo 14 municipios con más de 50 transacciones, de los cuales 6 superaron las 100 compraventas (Utebo, Ejea, Calatayud, Cuarte, Zuera y La Muela).

No se aprecia relación entre la variación en el número de compraventas y la del número de familias o la población, ni tampoco con el número de alquileres. Esto se explicaría porque para las familias la compra de vivienda es una decisión a largo plazo y por tanto priman las consideraciones financieras familiares.

Los edificios de viviendas presentan un peor grado de conservación cuanto menor sea el número de habitantes del municipio: mientras en los municipios de más de 2.000 personas el porcentaje de edificios en estado ruinoso, malo o deficiente se sitúa en el 7,6%, en las localidades de menos de 2.000 esa cifra prácticamente se duplica.

La antigüedad de los edificios de viviendas aumenta a medida que disminuye la población del municipio: mientras en los municipios de más de 2.000 personas el porcentaje de edificios de más de 70 años se sitúa en el 22,6%, en las localidades de menos de 2.000 esa cifra se dispara hasta el 51,6%

En cuanto a la superficie, el 69% de las viviendas de la provincia de Zaragoza tienen entre 46 y 90 metros cuadrados. No obstante, en todas las comarcas hay una oferta significativa de viviendas con más de 150 metros cuadrados.

Los costes de propiedad de las viviendas son solo la renta mensual del alquiler o el IBI y el mantenimiento del inmueble. También hay que tener en cuenta, por relevantes, los costes de transporte (gasolina, vehículo, tiempo empleado…) y los de la energía (en especial la necesaria para la climatización, incluido el aislamiento térmico).

 

Propuesta de actuación

Es necesario dinamizar el mercado inmobiliario del medio rural zaragozano, y los protagonistas deben ser los ciudadanos y sus distintas formas de asociación con el apoyo de las instituciones públicas.

Para crear ese mercado hace falta proporcionar información sobre disponibilidad y precios a los potenciales compradores y vendedores, y gracias a internet ese intercambio ya no requiere una reunión física de personas. Acciones: 

1) Categorizar adecuadamente la oferta existente de alquiler, (estandarizando la información sobre cada inmueble) e incluirla en el mercado virtual.

2) Difundir el mercado entre los agentes para que sea de utilidad para todos.

3) Crear un inventario con los inmuebles que el municipio considera prioritario poner en el mercado por su viabilidad, ya sean de titularidad pública o privada.

4) Para los poseedores de inmuebles vacíos, crear una lista de ventajas de tener el inmueble en el mercado antes que cerrado.

5) Dirigir la lista de ventajas también a quienes potencialmente vayan a adquirir una propiedad por herencia o donación

6) Reducir el coste de la actividad económica del arrendamiento, fomentando equipos de gestión locales a los que el propietario pueda dirigirse para evitar los inconvenientes, pero consiguiendo un ingreso periódico.

7) Mejorar las condiciones materiales de los inmuebles, para lo que se podría poner a disposición líneas de financiación en condiciones ventajosas que tendrían como garantía la renta del alquiler.

8) Generar más demanda, comunicando la lista de ventajas de vivir en un municipio en concreto (coste de transporte, energético, entorno natural…)

9) Fijar la población facilitando la actividad económica en el municipio con trámites ágiles y baratos; aplicando las microfinanzas (préstamos de pequeño importe) y promoviendo el despliegue de banda ancha.

 

Más información…

Informe vivienda en la provincia de Zaragoza

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja tu comentario