La periodista Bibiana Candia rescata la memoria de los jóvenes gallegos que salieron de la aldea para trabajar y terminaron como esclavos

Cuba, ca. 1908. Fotografía: Library of Congress. DP (Jot Down)

 

«Estudiar, viajar o vivir en una urbe cosmopolita no cambia la memoria que te precede. De ahí venimos aunque nuestras aspiraciones nos dirijan a otro lugar, y no es nada malo que lo hagan. De hecho, para que el camino vital tenga sentido, el punto de partida es tan importante como el punto de llegada». Eso dice la periodista Bibiana Candia (A Coruña, 1977) en ‘Una legión de señoras en bata’ (Jot Down, 2020). Esta idea que habla del valor de la memoria sirve de entrada al libro que acaba de publicar la escritora bajo el título de Azucre (Pepitas de Calabaza, 2021), que relata el episodio histórico de miles de emigrantes que salieron de la aldea para trabajar en la recogida de caña y fueron vendidos como esclavos en la Cuba de mediados del siglo XIX.

Esta escritora confiesa que no pudo quitarse la historia de la cabeza desde el momento que una amiga se la contó. Y aunque su camino iba dirigido hacia la poesía, se rindió al reto de novelar un hecho histórico desconocido, increíble y dramático para muchas familias. «Me obsesionó», dice la autora, «es que mi abuelo era un labrador de una aldea cerca de Ordes, casi analfabeto, y nunca tuvo un trabajo cualificado. Mi abuelo podría haber sido perfectamente una de las víctimas, me dije, si hubiera nacido unas generaciones atrás». Para Bibiana,  los 1.744 chicos gallegos engañados «eran como mi abuelo».

Entrevista en ‘A vivir que son dos días’ (SER)

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja tu comentario

Ir a Arriba